El Retorno del ObserWeb

Logo

El ObserWeb, aquel Observatorio de Internet que el espíritu crítico del Movimiento Estudiantil Chileno logró instaurar en el Departamento de Ingeniería Informática de la Universidad de Concepción [UdeC] en el 2011, fue exonerado en el 2015, poco después de que yo mismo fuera expulsado de esa casa de estudio. Sí: las críticas sociales ya no tienen cabida en la UdeC. Independientemente de si son defendidas por un académico, o si responden a un trabajo de recopilación de opiniones públicas.

Pero así como me fui convenciendo de ello, también me fue quedando claro que hoy hay, en cambio, otras plataformas sociales, abiertas y dinámicas, donde la discusión sí sigue dándose; y haciendo mucho sentido. Eso fue lo que me ayudó a olvidar la vieja academia para retomar y mejorar el proyecto. Y así es como hoy, luego de casi un año de pausa, por fin puedo volver a poner a disposición de todos, el retornado, nuevo ObserWeb.

Espero que lo aprecien; que lo usen; y que ojalá muchos de ustedes se entusiasmen. Y decidan colaborar con él. Será necesario, porque esta plataforma, para llegar a ser lo que promete, precisa tener un caracter social e ir evolucionando; respondiendo a las muy diversas y mutantes visiones de mundo que deberán entonces alimentar y organizar este repositorio de artículos.

LogoIntervenido

Entender Internet.

Porque, como pueden leer en About, el ObserWeb busca entender Internet, ese fenómeno social que tanto acuña nuestras vidas. Y lo quiere lograr, observando las observaciones que ese mismo sistema observante hace de sí. Por eso —parafraseando a Heinz von Foerster— ambiguamente prometemos :Observaciones de Internet.

Observaciones críticas, que se refieren a Internet como fenómeno socio-técnico. Que sin embargo no ahondan más de lo necesario en los aspectos tecnológicos que son el deleite de muchos otros sitios. Y tampoco sucumben al charme discreto de los startups. Ni mucho menos a la hoy lucrativa adulación de las grandes estrellas del negocio ciberespacial. No podemos dejar de tomar conocimiento de los aspectos técnicos y comerciales. Pero lo nuestro, lo que más nos interesa, son los observadores y usuarios humanos, los hiper-lectores e hiper-escritores. Sus comunicaciones y organizaciones. En la medida en que, como hoy sucede tan amplia e impactantemente, estas organizaciones se inscriben en el gran libro hiper-textual —mediante comunicaciones Financieras, PeriodísticasActivistas, Pornográficas …

Pero, más allá del caudal de Observaciones de Internet que vayamos coleccionando, nos interesa el devenir de constelaciones de ellas; las que llamamos temáticas y que, nos parece, son lo más esencial que el proceso va decantando…; pero también, siempre redefiniendo. Por eso nos interesan sobre todo  los Desarrollos. Devenires, que típicamente son encarnados por Movimientos; más sociales que Técnicos; más humanos que Informáticos.

Así, por ejemplo, nos preguntamos si la contraposición entre las temáticas Privacidad y Seguridad que últimamente se ha ido instalando en las observaciones que observamos, será duradera. O si más bien cabe esperar una nueva independencia de esos términos. Comentamos tales devenires de visiones en artículos que tienen el caracter de editoriales. Por eso los enlazaremos desde el ObserWeb adjuntándoles —como a este artículo que estás leyendo— la etiqueta [EDITORIAL].

LogoInt3

Navegación Cibernética.

Es que hemos optado por ir organizando todo nuestro repositorio de enlaces, en base a etiquetas. Es decir, adjuntándole a cada enlace, aquél subconjunto de etiquetas, que mejor caractericen el contenido del artículo enlazado. Ya hemos ido destacando, en rojo, algunas de las etiquetas que el ObserWeb hoy propone. Claro, tienen un significado lingüístico. Pero en el ObserWeb cobran un significado hiper-lingüístico: Porque computacionalmente, la función de las etiquetas es facilitar la navegación en el repositorio de artículos.

Navegación que, como pueden ir experienciando ustedes mismos, se logra activando etiquetas inactivas y desactivando etiquetas activas. Lo primero acota la temática filtrada; presentando sólo aquellos enlaces que son etiquetados por todas las etiquetas activadas. Así que cada activación ejecuta un zoom-in. Una desactivación, en cambio, conlleva un zoom-out. Así que computacionalmente apropiada resultará una etiquetación de artículos, si a todo navegante le permita arribar cómodamente a su puerto destino; independientemente de dónde haya zarpado.

Lo que por supuesto logra fácilmente un navegante que se sabe de memoria las coordinadas de su destino; es decir, tiene en mente al menos un subconjunto de etiquetas cuyas activaciones filtren los artículos, presentándole ojalá sólo los que le interesan. Pero ya sabemos lo difícil que frecuentemente resulta escojer términos que gatillen una búsqueda apropiada en los buscadores usuales. Por eso ofrecemos una navegación cibernética; una que, mientras no se haya llegado a puerto, presenta una lista de etiquetas críticas, aún inactivas, entre las cuales siempre habrá al menos una que permita continuar navegando; porque su activación sólo excluye artículos que no interesan al navegante.

Pero no sólo debe existir una tal etiqueta crítica apropiada, sino además, debe ser identificable por el navegante. Lo que demanda que los nombres de las etiquetas listadas le permitan presagiar los efectos de sus activaciones. Para ello, las etiquetas ofrecidas deben reflejar distinciones cuyo sentido navegacional —hiper-lingüístico— ojalá coincida con su sentido conceptual —lingüístico—. Que si, por ejemplo, una etiqueta reza Chile, entonces su activación no excluya ningún artículo que se refiera a Chile. Pero claro, para lograr eso parece que habría que manejar etiquetas para cada uno de los factores explicativos claves del fenómeno social Internet. Nada de fácil.

LogoInt2

Social Tagging.

Esa es la razón por la cual consideramos que el ObserWeb debe responder a un proceso de etiquetación social: Uno que, en vez de ceñirse a una indexación en base a categoría y subcategorías preestablecidas, vaya recepcionando visiones explicativas de múltiples observadores. Para que a partir de sus interferencias vaya emergiendo la etiquetación; la constelación de etiquetas que resulte más apropiada. Apropiada para la navegación computacional; pero —y esta es nuestra tesis central— por lo mismo también apropiada para observar y explicar el fenómeno social que nos interesa. Para analizar y sintetizarlo. Para entenderlo —así como sólo el Movimiento Estudiantil nos permitió entender lo que (no) está pasando en Educación.

Por ejemplo, pensamos que el contraponer la etiqueta Privacidad a lo que da a entender la etiqueta Seguridad, más bien fomenta un cierto oscurantismo. No sólo porque “the fundamental problem is the breakdown of trust in institutions and organizations“. También porque Privacidad debiera asociarse a Datos, Información y Comunicación; a Internet propiamente tal. En cambio Seguridad se refiere a entidades, como Niños, Gobiernos o Empresas; a usuarios de Internet. No es, por supuesto, contradictorio, defender la Privacidad y, al mismo tiempo, aplaudir a Wikileaks; o apreciar el valor de las Filtraciones que nos permitieron saber algo del Tratado TPP que urdieron, en secreto y coluidos, los Gobiernos y algunas Empresas de EEUU y de Chile —razón por la cual la mayoría de los artículos que yo consideré Importantes, se encuentran en la temática caracterizada por la conjunción de esas últimas seis etiquetas.

Intentamos explayarnos con mucha mayor detención en otros escritos. Incluso recurrimos a desarrollos formales. Es que con esta navegación cibernética pretendemos contribuir significativamente a la teoría y praxis de la organización de repositorios; bastante más allá del ObserWeb que aquí nos ocupa. Y, claro, todavía tenemos muchos problemas que no hemos sido capaces de resolver tan satisfactoriamente. Por ejemplo, aún no sabemos bien cómo impulsar procesos de abstracción que den lugar a las etiquetas unificadoras que necesitamos para lograr que los subconjuntos de etiquetas críticas no crezcan demasiado; y continuen siendo comprensibles.

Para todo esto es que buscamos colaboración. Para descubrir, subir y etiquetar artículos publicados en la red. Para comprender las tendencias; las derivas. Para inventar y desarrollar nuevas metodologías; tanto conceptuales como formales. Y también para codificar sus implementaciones computacionales. Toda colaboración será bien recibida. Y retribuida, de acuerdo a la modalidad de Creaciones Comunitarias: con el acceso libre a nuestras ideas y desarrollos.

Para contactarnos, regístrate en el ObserWeb —y entonces nosotros te responderemos— o escríbenos a: andreaspolymeris@gmail.comYoUltimo

El logo de nuestro sitio, es de Valeria Hernández.

 

Anuncios

4 comentarios on “El Retorno del ObserWeb”

  1. Bueno este renacimiento. Se ve muy completo.Ojala no engorroso.
    Avanti.
    Claudio

  2. Pardiez, amigo Polymeris, destilas un castellado tan ortográficamente, gramáticalmente y estilísticamente puro y limpio, como en España no se ha vuelto a degustar desde la muerte de Cervantes. Lástima que mis conocimientos computacionales (aquí en España somos más informales y usamos el término “informáticos”) no me permiten entender lo de las “etiquetas” (reconozco que soy un burro en estos menesteres). Las únicas etiquetas que sigo entendiendo medianamente son las de mis botellas de vivo tinto…que no leo, puesto que el propósito de una botella no es ser leída (para eso están los libros), sino tomada.(cosa que no se puede hacer con un libro).
    Obviamente me encantaría poder participar como columnista en el ObserWeb, pero no sabría cómo hacerlo. Además, desconozco si el ObserWeb dispone de una página dedicada a la meteorología, que es lo mío, porque como ya sabes llevo años estudiando a medio fondo la interconexión que hay entre el crecioente calentamiento global del planeta y la galopante idiotización global del ser humano.
    Espero tus instrucciones “for the complete idiot” al respecto. Mientas tanto, recibe un abrazo transatlántico desde la Madre Tapia.
    Manuel Franquesa Voneschen

  3. Bienvenido de regreso el ObserWeb, sobre todo para entender mejor cómo la Web, algo que revolucionó nuestra existencia personal está influyendo a escala mundial.

    Tras haber permeado nuestras vidas de mil maneras, ahora debemos meditar si nos usa o la usamos, si nos domina o la dominamos. Si el sistema encontró la herramienta final de control, o por ahí lo vamos a reventar.

    En el periódico mexicano la Jornada apareció en la Editorial del 7 de Mayo un pensamiento interesante alrededor de los papeles de Panamá, que rezaba: “la revolución será digitalizada” (Ver http://www.jornada.unam.mx/2016/05/07/edito). ¿Será?

    Además tendremos que incluir las “redes sociales” que hoy en día han cobrado tal fuerza que definen campañas políticas, destruyen imágenes de personas y encumbran a la fama.

    Bienvenida la polémica, el análisis y larga vida al ObserWeb.

    Mariano Cruz Navarro

  4. Pardiez otra vez (pardiez x pardiez = 100), amigo del alma Mariano Cruz

    Si hubiera llegado a saber que en la cola de comentaristas de la ObserWeb ibas detrás mío, me habría dado media vuelta para darte un abrazo, cosa que hago ahora (a pesar de mi dolor al constatar que al ir tú detrás de mí (en la mencionada cola de columnistas) no me hayas saludado ni tan solo mencionado).

    El perdón sea contigo al pie de la Cruz.

    Al grano puro y sano:

    En tu comentario elucubras sobre la pregunta de quién será el ganador (o perdedor) en esta nueva y grande revolución digital.

    Obviamente, el ganador será aquel que controle la energía (o la batería, o el INPUT) del sistema. El que tenga el interruptor principal a mano, también (man)tendrá la sartén (que nos fríe vivos) por el mango.

    Sin embargo, como ingeniero eléctrico que fui, se me ocurre un método troglodítico, pero por ello no menos eficaz, que consistiría en crear pequeños cortocircuitos entre el INPUT y el OUTPUT, cortocircuitos que empero no afectarían a la fuente de almentación principal, sino que sólo chingarían a un par de notorios, inútiles y malolientes transistores del sistema, con tal de que a través del mismo sólo saliera un OUTPUT libre de corrientes parasitarias.

    Con este escueto boceto te dejo
    ya que es hora de planchar la oreja
    y mientras fluya agua por el río Tejo
    mañana despertaré como oveja.

    ¡Viva Emiliano Zapato de Manolo!

    ¡Champagne y Revolución!

    ¡Matria o Vida!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s